Dieta de los niños de preescolar

Aspectos saludables y no saludables en la calidad de la dieta de niños de preescolar

Los índices de la calidad de la dieta combinan los aspectos saludables y no saludables de un dieta dentro de un solo constructo, pero pocos estudios han evaluado su asociación. Nueva evidencia sugiere que los elementos de una dieta considerados saludables y no saludables, difieren según cada estudio.

No se encontró evidencia de una asociación inversa entre el consumo de alimentos saludables y no saludables en los niños de edad preescolar estadounidenses.

Nuestros objetivos fueron determinar si la frecuencia de consumo de alimentos saludables en niños en edad preescolar estaba inversamente relacionada con la ingesta de alimentos poco saludables, e igualmente, determinar si ésta (frecuencia de consumo de alimentos saludables) difería en los ingresos del hogar, la educación de la madre, o la etnia del niño.

Diseño de la investigación: Se analizaron los datos de una muestra representativa de 8.900 niños en Estados Unidos (edad media: 52,5 meses) que nacieron en 2001 y participaron en el Estudio Longitudinal de la Primera Infancia. Los profesionales del cuidado de primera infancia reportaron la frecuencia con la que los niños consumieron frutas, verduras, leche, jugo, bebidas endulzadas con azúcar (BEA), comida rápida, dulces y pasabocas salados; en la última semana. Las respuestas variaron desde ninguna vez hasta menos de cuatro veces al día. Se creó una puntuación que medía una dieta saludable (frutas, verduras, leche) y también una dieta no saludable (BEA, comida rápida, dulces, pasabocas salados). Las conductas consideradas saludables en la dieta se definieron a partir de menos de dos raciones diarias de frutas, verduras y leche.

Resultados: La prevalencia de consumir frutas, verduras y leche dos veces al día, (es decir, tener tres conductas saludables en la dieta) fue del 18,5%, y una proporción similar (17,6%) de los niños no presentaba ninguno de estos comportamientos saludables. Contrario a la hipótesis planteada anteriormente, los niños con comportamientos más saludables en la dieta no tuvieron puntajes más bajos con respecto a una dieta no saludable. La ingesta de alimentos saludables no estaba inversamente asociada con alimentos poco saludables en general o dentro de cualquier subgrupo. En general, la correlación de Spearman entre las puntuaciones de dieta saludables y no saludables fue positiva (r = 0,09). Desde el más bajo al más alto estrato en cuanto al ingreso económico de los hogares, estas correlaciones fueron 0.12, 0.14, 0.14, 0.05 y 0.00, respectivamente.

Conclusiones: No se encontró evidencia de una asociación inversa entre el consumo de alimentos saludables y no saludables en los niños de edad preescolar estadounidenses. Las implicaciones de la combinación de los aspectos saludables y no saludables de calidad en la dieta dentro de un índice general deben ser considerados por los investigadores.

Conozca más sobre este estudio visitando http://bit.ly/1WBJOV7